lunes, 25 de noviembre de 2013

Bizcocho de Yogur y Manzana con Natilla ligera

Cuando nos pica el gusanillo de meternos a maestros pasteleros sin tener ni idea de como se mezclan los huevos con el azúcar y cuando se incorpora la harina......allí se encuentra por milagro divino esta receta, que no usa pesos sino la medida del yogur y además se mezcla con batidora!!!! 
Es, como no, una de las primeas recetas con las que me atreví a meterme en la cocina, tendría unos 15 o 16 años...."ha llovio y escampao".....unas cuantas veces, siempre me enternece hacer recetas con las que empecé a enamorarme de la cocina pero claro, siempre mejorando todo lo que se pueda, como con este bizcocho, en el que ya no uso la batidora....















Los Ingredientes:

Para el bizcocho de yogur y manzana

1 Yogur Griego
3/4 partes de la medida del yogur de aceite de girasol
2 medidas de yogur de azúcar
3 medidas de yogur de harina
1 sobre de levadura
3 huevos
4 manzanas Reinetas
1/2 vaso de Oporto
75 gr de arándanos deshidratados o uvas pasas
1 sobre de cobertura para tartas (la venden en lidl)
1 mini tetra brik de zumo de manzana
1 sobre de azúcar avainillado 

Para la natilla ligera:

2 yemas de huevo
1/2 litro de leche entera
1 rama de vainilla
4 c/s de azúcar
2 c/s de maicena 

Preparamos el bizcocho, que aunque podéis seguir haciendo con batidora, yo prefiero usar la varilla eléctrica, siempre salen mucho más esponjosos los bizcochos.
Ponemos a remojo los arándanos con el vino de Oporto.
Mientras batimos los huevos con el azúcar y le incorporamos por este orden el aceite, el yogur, dos manzanas rayadas y la harina y la levadura previamente tamizada.
Le añadimos los arándanos sin escurrir.

Engrasamos el molde donde vamos a cocer el bizcocho, añadimos la masa y las dos manzanas restantes cortadas en laminas finas y le espolvoreamos el sobre de azúcar avainillado por encima.
Con el horno precalentado a 180º lo dejamos de 25 a 30 min. aprox. Reservamos.

Hacemos una gelatina ligera de manzana, calentamos el zumo de manzana en un cazo con una cucharada de azúcar y le añadimos los polvos de la cobertura para tartas (medio sobre) lo dejamos cocer unos minutos (según instrucciones del fabricante) y cuanto tengamos el bizcocho frió lo añadimos por encima para que coja ese brillo tan bonito que tiene la tarta.

Hacemos unas natillas ligeras, me refiero a menos espesas, calentamos la leche menos un vaso junto con la rama de vainilla y el azúcar. En el vaso restante batimos bien las yemas de huevo y la maicena, cuando la leche llegue a ebullición, vamos añadiendo a la mezcla anterior y batiendo bien dejamos que cueza de nuevo unos minutos. Reservamos y dejamos enfriar.

Montaje del Plato, cubrimos el fondo del plato con las natillas y encima servimos un trozo de bizcocho de manzana.



Cristina

4 comentarios:

  1. He dado un vistazo a tu blog y me ha encantado, me quedo por aquí si me lo permites. Te invito a que visites los mios http://madamenaroa.blogspot.com/, saludos desde Uruguay, Sudamerica

    ResponderEliminar
  2. Un lujazo de postre, transformar el más sencillo bizcocho en un plato más especial y redondo. ¡Qué bien te cuidas!
    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por comentarme!!!